ETIQUETAS

Mostrando entradas con la etiqueta HISTORIAS DE LIGA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta HISTORIAS DE LIGA. Mostrar todas las entradas

EN BUSCA DE LA FELICIDAD


Leandro Oviedo debutó, se ganó un lugar y hasta marcó un gol decisivo para darle un título a Peñarol. Pero tuvo que alejarse de las canchas. Su vida hoy está al lado del crecimiento de su hijo Camilo.

El Zurdo Oviedo quiere. Y sabe que puede volver a jugar. Pero no la tiene fácil. Nunca la tuvo fácil. Pero la rema. Y se exige, como lo hacía con la 11 tatuada al lomo. 

A esta altura (2018, año importante para cualquier futbolero), se veía jugando en el exterior. Como Rigoni, su compañero en Belgrano. Pero no pudo ser. Para el, hoy ver felíz a su hijo es como un título mundial en Rusia. "Mi cabeza es intermitente. Sergio Allende me sabía aconsejar que vaya a un psicólogo y nunca le hice caso".

Se fue a probar a Argentino Peñarol y desde ese día se convirtió en jugador e hincha, como les pasa a tantos otros. Allí hizo el proceso formativo, jugó en el viejo Argentino C y en el Federal B. Además marcó el gol (golazo) decisivo ante Talleres para darle el campeonato anual a la Peña en la Liga. Y después desapareció del mapa futbolístico. 


Dice, repite y se jura que quiere volver a ponerse los cortos. Apenas tiene 24 años y un millón de centros perfectos al área por tirar.

En 2013 su vida cambió al conocer a Marianela, la mamá de su hijo Camilo. Hoy no están en pareja, pero Leandro sólo tiene palabras buenas para ella. Algo que favorece a que Camilo crezca feliz, según cuenta el protagonista. Cuando se enteraron de la llegada del nuevo integrante, empezó a trabajar en el rubro de la limpieza, gracias a las gestiones de Soelsac. Un tiempo después tomó una decisión de la que hoy se arrepiente.

"Apareció una oportunidad de cambiar de laburo y tuve una mala visión y cometí el error por el cual hace 3 años no juego. Dejé la limpieza y me fui a vender planes de autos. En 3 semanas no tuve ni un cliente. Mientras el alquiler seguía corriendo. Yo sin un sueldo fijo. Mari se hizo cargo y se puso la familia al hombro", cuenta a modo de resumen. Se sentía mal y creía había fallado. Llegó a dormir en la calle.

Luego de esa mala experiencia, y con una familia a cuestas, hizo de todo. Fue guardia de seguridad a la noche, hizo delivery, fue cajero, cajero y delivery al mismo tiempo. Hasta que El Templo del Fútbol le dio esa estabilidad laboral que necesitaba. Pero en ese lugar tan particular, todo el tiempo circulan jugadores haciendo sus compras para los distintos torneos. Y las ganas de volver se recrudecen. Por ahora es difícil. Los horarios comerciales no se lo permiten.


"Todos los días trato de ser un mejor padre. Hoy ya salí un poco de mis deudas y tengo mis cosas. Aprendí a cocinar. Con mucha ayuda de gente a la que aprendí a valorar. Mi amiga Florencia me apoyó mucho. Hoy creo que el sueño de jugar se terminó, aunque no pierdo las ilusiones de entrar a una cancha con Camilo".

Ojalá se le dé. Por Camilo. Por sus ganas. Para comprarse/venderse sus propios botines. Y para ver el mundial con Camilo, pero sintiéndose jugador. Cuando pueda entrar a la cancha de la mano de su persona favorita, habrá encontrado la felicidad completa.

Trayectoria:
Argentino Peñarol 2001/05 - 2013/15
Belgrano 2005-2011
Quirquinchos Verdes 2012





LA PÚGIL QUE JUEGA EN MEDEA



Cada sábado, Natalia Aguirre usa la 11 de Medea en la Liga Cordobesa, donde es una histórica. Además es campeona Provincial y Sudamericana de boxeo. Una historia de pasiones y sacrificios. 

A las 6:00 ya está trabajando para hacer la parte física. Un ratito más tarde tiene el entrenamiento, de lunes a viernes. Martes y jueves a la tarde tiene práctica con sus compañeras en Medea. Esa es la versión light, cuando no tiene una pelea próxima. Cuando eso sucede, es de lunes a lunes, full time. Todo eso intercalado con su trabajo en el bingo barrial.

"De chica siempre me gustó el fútbol y a los 7 años empecé a jugar en Medea con los varones. Era la única mujer hasta los 14, cuando entré en el femenino", cuenta con la misma predisposición que tiene con sus dos pasiones. 

Tiene 27 años y es campeona Provincial y Sudamericana en categoría Superpluma. Además carga con un par de campeonatos en la Liga Cordobesa. ¿Qué más puede pedir? Lo que todo boxeador: el título del mundo. Y tiene otro sueño, que es el de poder enfrentar a su idola, la Tigresa Acuña.

Ya tuvo 3 chances mundiales, una de ellas en Finlandia. Pero sabe que tendrá una más y no la dejará pasar. Su récord amateur es 27-3-5. Mientras que de manera profesional tiene 21 combates (8-10-3).

Su papá fue un gran púgil. Miguel Ángel Antonio, ex campeón sudamericano crucero y argentino supercrucero, es a quien más escucha a la hora de cada pelea. En el ambiente del boxeo le dicen la Cobrita. Pero si preguntan por ese apodo en Medea, no saben quién es. Allí es simplemente la Wacha.


Jugó de 3, de carrilera y hasta de delantera. Subir o bajar, cuando el partido lo permita. Como en el boxeo, cuando sabe diferenciar el momento de atacar o defenderse. ¿Dos deportes distintos?

En esto pone su punto de vista: "Son diferentes porque en la cancha tenés para pedir cambio. En el boxeo estás ahí arriba sola y solo vos tenés que poner alma y corazón para llegar al último round sin saber si bajas bien o no".




Su última pelea fue el 24 de junio pasado ante Soledad Matthysse, hermana de Lucas y doble campeona mundial. "Me había salido una pelea para el viernes que entra por el título del mundo AMB pero se cayó, así que ahora a seguir entrenando y esperar que me llamen".

No hay ninguna duda de que se seguirá entrenando duro para esa nueva oportunidad. Con los guantes o con los botines puestos. O con ambos. Las dos disciplinas son parte de su vida.

Nota de actualización: el 9 de junio  de 2018 cayó por puntos ante Delfine Persoon, en Bélgica, por el título mundial WMC. 





EL PERFUME DE LAS FLORES


Laila Khiar nació en Poiters, Francia. Hace unos meses, y por el tiempo que le queda en nuestro país, es jugadora de Las Flores.



Vino a Córdoba el año pasado para hacer una práctica para sus estudios de sociología e hizo una tesis sobre el fútbol femenino en los barrios humildes. Llegó al Taladro porque sus jefes de la pasantía jugaban ahí cuando eran niños.




Antes, hace dos años, vino a una colonia de vacaciones con jóvenes franceses. El director de la colonia es un argentino que vive en Francia y que tiene toda su familia acá. A partir de ahí surgió la idea de hacer las prácticas en nuestra ciudad.




De niña (entre los 6 y 10 años) jugó al fútbol con hombres, ya que en su país se puede jugar hasta los 13 en forma mixta. Ahora está en Association Sportive Portet Carrefour (ASPCR), en Toulouse, ciudad donde realizó sus estudios.




"En Francia hay 5 niveles de fútbol femenino. Hay un fuerte potencial acá, muchas chicas juegan al fútbol, y una parte juegan muy bien. Para mí deberían hacer jugar las chicas de menos de 13 años porque sin escuela de fútbol es difícil de tener un buen nivel. En Francia antes las chiquitas jugaban con los hombres, ahora poco a poco obligan los clubes con nivel alto a tener escuela de chicas. Sin eso no puede subir. Yo creo que con la cultura del fútbol acá, Argentina podría tener un equipazo", dice a lo cordobés.






Tenía prevista su vuelta a Francia el 18 de julio.  "Quiero volver en noviembre y quedarme". Ya con 27 años confiesa que juega para ganar, pero también para disfrutar, sentirse bien en su club. Después si puedo ayudar a las más chicas, enseñar lo que aprendió mejor. Está claro que Córdoba le tira y acá se siente muy bien. El perfume de Las Flores ya es parte de Laila.






PAJUREK AYER, HOY Y SIEMPRE



Carlos Pajurek es uno de los últimos jugadores de la época dorada de la Liga Cordobesa. Gracias a un título liguero y a fuerza de goles pudo trascender. 



Jugar en el club del barrio, ganar un campeonato, hacer que a tu club lo conozcan en todo el país y, luego, vestir camisetas importantes: el sueño del pibe. Pajurek lo pudo lograr gracias a que antes el campeón de la Liga adquiría el derecho a jugar con los grandes de Argentina. Otros tiempos.

En Lavalle empezó a soñar con ese camino de goles. Allí ganó un título y dio la vuelta en el viejo Chateau Carreras. Después fue parte de la transición a Unión San Vicente. Los éxitos con el Naranja le dio la posibilidad de jugar Torneos Nacionales. De la Liga directo a la primera división de AFA, algo hoy impensado.







Luego vistió la de Racing de Nueva Italia. Allí, además de agigantar su nombre, tuvo un episodio con el ex arquero Luis Islas. Después de años de tener que explicar aquella situación, una charla entre sus hijos y el ex portero de la selección cerró para siempre el tema. Pajurek nunca supo qué se habló en esa cónclave.




"La motivación es el premio" dice refiriéndose a qué es lo que moviliza a un jugador a ir hacia adelante. Y pone como ejemplo a nuestros equipos y las ganas de llegar a un Federal C o los de AFA y el nuevo entusiasmo de la Copa Argentina que ahora entrega cupo a la Libertadores. Y, casi sin querer, se pone él mismo como ejemplo, en sus inicios.


Con 29 años, las lesiones lo sacaron de las canchas. Antes pasó por Defensa y Justicia, Estudiantes de La PlataCaracas y Tachira de Venezuela y el Málaga de España. En ese entonces, principio de los '90, le iba muy bien  con un videoclub en San Vicente (¿en qué otro lugar podía ser?), pero tras una separación intentó empezar de nuevo en España. Aunque no se quiso perder los mejores años de sus hijos y pegó la vuelta. Cristian, Alejandro y Ezequiel heredaron su pasión por la pelota, pero sólo Alejandro lo hace profesionalmente en Sportivo Las Parejas.

"Siempre me sentí orgulloso en decir que yo salí de Unión San Vicente" es su frase de cabecera. Actualmente cumple varias funciones en su vida, una de ellas es como ayudante de campo en el Naranja. Además maneja su negocio gastronómico en pleno centro de la ciudad, forma parte de la Fundación Córdoba Fútbol y es panelista en el programa UN DÍA de ShowSport. Un todoterreno.






EN EL NOMBRE DEL PADRE


Juan Martínez es el goleador del Deportivo Banfield desde hace varios años. Pero este 2017 es diferente. Él sabe que tiene una ayuda especial. Conocelo. 


El grandote de Banfield se cansó de convertir con la única camiseta que vistió. A pesar de su poderío ofensivo, no es delantero. Lleva la 10 tatuada en el lomo. "Soy un enganche que utilizo mucho los cambios de frente, las pelotas en diagonales y la misma sangre ganadora y la ganas del éxito me llevan hacia adelante chocando hasta el arquero, convirtiendo goles".

En 2015 marcó 10 veces, 12 en 2016 y lleva 5 en 8 fechas en esta temporada. Pero esta última cifra queda para más adelante.

"El mejor gol para mí es el que le hice a Los Andes el año pasado en el minuto 48 del ST que ganamos 2 a 1, lo disfruté con mi familia en la tribuna y mis compañeros". Su familia está compuesta por 10 hermanos y su mamá. Y su papá al que lleva en el corazón. Y que se fue físicamente hace 1 mes y 7 días. 

"Desde que se me fue mi viejo le he pedido muchas cosas a él mirando el cielo y me ha dado su proposito. Por eso digo que mi sueňo es ir al éxito siempre. Ya sea en el fútbol, en mi familia, en todo".

Desde que José Arsenio Martínez no está entre nosotros, Gamuza (así le dicen al 10), convirtió 4 veces en 3 partidos. Creer o reventar. 


En el nombre del padre, Juan Martínez sueña con seguir haciendo ruido a fuerza de goles para dar el salto. 




COLÓN DESCUBRIÓ A CHICHO



A poco de cumplir 24 años a Alejandro Peralta le llegó una gran oportunidad. Jugará el Federal C en Colón de Colonia Caroya. A esta altura, un histórico en la quinta categoría de AFA.

Por Julio Oronado

Chicho le peleó siempre. En la vida y en la cancha. Cada pelota es la última para él. Un jugador metedor, aguerrido, con buena pegada y con gol, llega a la ciudad de los salames y los buenos vinos.

A sus primeros tiros libres los ejecutó en Instituto. Y a sus 18 años llegó a su gran amor futbolístico, Villa Azalais. En la Villa debutó en la B cordobesa, en 2013, el año del último ascenso. Allí convirtió un gol decisivo frente a Defensores Juveniles para sacar pasaje a la A. También añora un título en inferiores de la Gloria.


El hijo de Julio y Fabiana tenía un sueño y pudo cumplirlo: jugar con uno de sus hermanos Martín. En la Villa compartieron cancha muchas veces.

Deportivo Colón, el equipo dirigido por Héctor Conci, siempre tiene entre sus planteles a ex Liga Cordobesa. Mauricio Fabro, Enzo Pérez, Maxi Zanuzzi, Arturo Peralta, entre otros. Y este año no fue la excepción. Chicho se probó y quedó.

Ahora sueña con el ascenso al Federal B y quedar en la historia grande del Albiverde caroyense.

Colonia Caroya tiene a Chicho. Y se llevan un zaguero de los ásperos. Batallador como pocos. Un gran descubrimiento. 



¿CON EL PAN BAJO EL BRAZO?

Adrián Ferreyra es el DT del Atlético Carlos Paz y sueña con clasificar al Federal C, algo que ya logró como jugador. Espera a su segunda hija para Navidad y sueña que venga con el pan bajo el brazo. O la clasificación al torneo afista.

Por Trinidad Elizabeth

Está casado hace tres años con Florencia Mansilla (Loli) y llevan 8 años de pelearla juntos. Adrián reparte sus tiempos entre la familia, el trabajo, jugar al fútbol y ser quien lleva las riendas en el equipo principal del Atlético Carlos Paz.

Después de haberse retirado en el 2015 del Azzurro con sus 33 años por ser considerado un jugador grande para la Liga Cordobesa, no bajó los brazos y se encuentra actualmente jugando en el club Cultural de La Francia (Liga de San Francisco), donde su edad no lo condiciona.

En un compromiso ya asumido y después de haberlo charlado con la familia, no dudó en asumir como DT. El Negro juega los domingos, viajando 250 km, la mayoría de las veces junto a sus seres queridos, que lo acompañan y alientan. Pero los sábados son del equipo de la ciudad serrana.

Como jugador, antes pasó por Sportivo Patria de Formosa (Argentino A), Central Norte de Salta y Argentino de Mendoza (Argentino B), Las Palmas y El Trébol del El Tío.

A mediados del año pasado, aún siendo jugador del Atlético, le ofrecieron dirigir la 4ta con la que, junto a Pichi Trossero, lograron salir campeones. Ante el buen desarrollo, Carlos Marguetti le ofreció dirigir la Primera. Destaca que todo se hace a pulmón junto a un gran cuerpo técnico, jugadores muy trabajadores, que a la hora de hacer no miden y ponen al club por encima de todo.




¿QUÉ SUEÑA ADRIAN?
“A nivel club anhelo clasificar a un Federal C. Tuve la suerte de hacerlo como jugador en el club. Y clasificar como técnico sería un gran sueño". Es papá de Gaston, de 3 años, y en la dulce espera de Brunella, que llegaría en el trineo de Papá Noel, ya que Loli tiene fecha para el 24 de diciembre.












"A nivel personal tengo la familia que siempre soñé y en pocos meses, si Dios quiere, se agranda. Ojalá venga con el pan bajo el brazo".









"capitán, capitán, capitán..."
Gastón, el menor de los Ferreyra, alentando a su papá 



Nota aclaratoria: cuando aún faltan 10 fechas para el final de la Etapa Clasificatoria, Atlético marcha en la zona de arriba de la tabla. Tiene 19 unidades (6PG - 1 PE - 5 PP), al igual que 3 equipos más, todos escoltas de Juniors. Clasifican al Cuadrangular Final los 3 mejores ubicados en la tabla de elencos sin plaza en AFA.

DESDE LO ALTO DE LA VETERANÍA

Foto gentileza Gastón Trucco
Roque Yanez y Aldo Sanchez, dueños de una idea que hoy tiene reflejo en otras propuestas periodísticas. Cubrir la Liga Cordobesa cada día  de la semana. Suena utópico.

Victor Brizuela fue dueño de un centenar de frases que hoy siguen vigentes. "Desde lo alto de la veteranía" parece una pensada para Aldo y Roque, el dúo dinámico.

A las 08:00 hs todo interesado en la Liga Cordobesa debe tener la radio en el 99.3 del dial para enterarse de lo que está pasando. Ellos lo cuentan.

El maestro Aldo (como lo bautizó su mano derecha) nació en nuestra ciudad, pero vivió un tiempo en Alta Gracia. Roque, en Santa Rosa de Río Primero. Ambos conocieron el fútbol de pueblo. Pero eligieron nuestra Liga.



Sánchez es relator y conduce el espacio matutino llamado Fervor Cordobés. Es casado,  hincha de River (también simpatiza por Juniors y Los Andes) y no se imagina haciendo otra cosa que periodismo deportivo. Lo bien que hace.

Yanez también es casado y tiene  dos hijos. Estudió Comunicación Social en la ECI. Es el que le pone el tono picarezco al programa. Respira fútbol.

Se conocen hace más de 20 años. Una acreditación en cancha de Talleres fue el momento y el lugar para el inicio de una amistad que roza lo fraternal. Si bien ya se habían iniciado en los medios, a Rubén Torri y al Pescado Ferrer le deben la oportunidad grande.

Y a Carlos Gómez, director de Impacto, señalan como el ideólogo de Fervor Cordobés. Rescatan la libertad absoluta con la que cuentan a la hora de hacer su trabajo.

Sentarse a tomar un café  con ellos implica destinar una mañana entera. Es que nadie tiene más historias ligueras para contar. Y nunca un programa destinado exclusivamente a LCF permaneció tanto tiempo al aire. Llevan 14 temporadas ininterrumpidas en la Deportiva de Córdoba.

"El fútbol no empieza ni termina en el Mario Alberto Kempes", "La Liga es una pasión", "Con Aldo, aunque a veces no hayamos estado de acuerdo, nunca nos peleamos". Tres frases que pintan a Roque Yanez de pies a cabeza. "Es mucho más fácil laburar con amigos. Él es el hermano que no tuve", retrucó el relator.



NO LE ESQUIVAN AL BULTO


Siempre hablan de lo qué pasa. En su programa, en un bar y en la calle. Y no dudan cuando tienen que opinar sobre lo que consideran que no está bien. Y en eso de no callarse nada, se refirieron a algo sobre lo que no todos tienen una opinión formada y argumentada.

Casi al unísono consideran que "la 1309 fue lo peor que le pasó al fútbol cordobés". Ambos indican que es uno de los motivos por los que las canchas de la Liga Cordobesa ya no lucen repletas. Pero, además, reflejan la casi desaparición de varios de los nuestros por culpa de la ley que implicó el ingreso permanente de varios equipos del interior. También señalaron que la normativa fue aprobada al ritmo de lo que marcaba la sangrienta dictadura militar, con la aprobación obligada de quienes no estaban de acuerdo.


Por Fervor Cordobés pasaron muchos colaboradores. Y hace ya 7 años uno se quedó para siempre. Hernán Ludueña es el tercer integrante. Aldo y Roque lo marcan como imprescindible  para la estructura del programa.


Mientras tengan aire en el 99.3 del dial y haya una pelota rodando en la Liga Cordobesa, ellos seguirán. Extrañan el fútbol del interior provincial, pero de acá no los saca nadie. Informando y contando todo, desde lo alto de la veteranía.


Aldo y Roque, en acción



GOLEADOR NIVEL DIOS

Heber Giordana es artillero por naturaleza. Rompió redes en Brasil y Argentina. Viene de marcar un hat-trick en su nuevo equipo, MEDEA. Conocelo.

Nivel Dios es una expresión utilizada habitualmente para graficar algo dificil de superar. El mote le cabe muy bien al nuevo goleador de MEDEA. El sábado mojó por primera vez. Hizo los 3 en el empate ante Unión Florida.

Desde los 5 hasta los 18 años vivió en el país de los pentacampeones del mundo. Allí aprendió casi todo. Lo que le faltaba lo tomó de este universo aparte que es la Liga Cordobesa.

En el vecino país pasó por 7 equipos distintos. Entre ellos, tuvo la posibilidad de vivir un tiempo en la pensión del Cruzeiro. Acá, de muy pequeño, empezó en Alas Argentinas. Además, Racing, Barrio Parque, Belgrano, y Talleres en Futsal. En todos lados fue goleador. Y ahora MEDEA.

Las reiteradas lesiones en su tobillo casi lo retiran. En realidad, esa fue la recomendación de un médico que lo vio en nuestro país. "Fue lo más feo que escuché en mi vida", dijo.

"Le pedí mucha ayuda a Dios" El ruego es habitual en casos así, mucho mas teniendo en cuenta que es miembro de la Iglesia evangélica. Y Dios oyó su pedido.

"Me anoté en un gimnasio para no perder el estado físico. El dueño de ese gimnasio es un kinesiólogo con muchos años de experiencia en el fútbol y cuando le conté lo que me dijo el médico, decidió ayudarme a recuperar y fortalecer los tobillos. Gracias a Jorge Medina volví a tener esperanzas de volver a soñar. Fue un tiempo durísimo de rehabilitación, me costó y dolió mucho". Momento bisagra en su vida.


Después de 3 años sin jugar, quiso hacer un último intento. En enero de 2015 pudo probarse en la local de Belgrano, los técnicos quisieron sumarlo al plantel, pero por su edad (21 años) no pudo ser. Tras eso fue a Barrio Parque y jugó todo el 2015. "Fue un buen año, pero me costó MUCHÍSIMO (así, con mayúsculas) adaptarme al fútbol cordobés, a las canchas y a la manera en que se vive el fútbol acá". La comparación con lo que vivió en el vecino país es inevitable.


"Brasil y Argentina, aunque sean países vecinos, tienen muchas diferencias culturales y sociales. El brasilero siempre se caracteriza por su alegría y felicidad. No interesa lo que esté viviendo, al brasilero siempre lo vas a ver con una sonrisa. Futbolísticamente las diferencias son aún mayores. Allá, el fútbol es muy técnico, con mucho "jogo bonito" y alegría. Es algo que les nace de adentro y no pueden evitar jugar de esa manera. Es su característica, su marca registrada. Y acá yo veo que el fútbol es mas pasional, se juega con el corazón y metiendo hasta el final. También hay muchos jugadores de calidad en Córdoba, pero se caracteriza por ser un fútbol peleado y aguerrido".


Heber y su gran amigo, Pablo Luis


Además de dedicarse a marcar goles, trabaja con su papá, estudia Arquitectura (este año postergó la carrera para darle prioridad a su gran sueño) y es músico de la Iglesia Evangélica Catedral de Alabanza. En tantos años de carrera ha cosechado una gran cantidad de amigos. Y siempre pondera la unión de su familia.


"A principio de año me llevaron a Racing, hice pretemporada y jugué todo el primer semestre en la academia. Al tener pocos minutos jugados, decidí venir a MEDEA en busca de continuidad para poder demostrar lo que soy capaz y poder volver a hacer goles, que es lo que me gusta. Gracias a Dios el club me recibió muy bien, y el grupo de jugadores me aceptó y me integraron apenas llegué".



"Mis sueños en la vida son ser una buena persona y un buen profesional, además de ser un gran siervo de Dios. Con el fútbol sueño desde chiquito, siempre soñé con vivir algunos años del fútbol y poder darle algo de estabilidad económica a mi familia. Creo que todavía estoy a tiempo de llegar y cumplir ese sueño".

"Soy Cristiano evangélico y me gusta orar antes de los partidos, pidiendo ayuda y proteccion a Dios". Un goleador nivel Dios.

HERMANOS DE DISTINTO APELLIDO



Diego Barontini y Mario Chocr parecen hermanos, pero no lo son. A veces no hace falta compartir padres para un lazo fraternal. Conocé a estos entrañables hinchas/fotógrafos de la U.

La familia no podía estar afuera en esta relación con el fútbol. Sus padres eran hinchas de Universitario y ambos llegaron a barrio Obrero casi por obligación. Llevan más de 20 años de una amistad incondicional.


Los dos de levantan y se acuestan pensando en Universitario. Para muchos, sólo un club de la Liga Cordobesa. Para ellos, mucho más que eso.

El abuelo de Diego, Don Alfredo, fue socio vitalicio. Su papá fue socio e hincha ferviente. Y la tercera generación no podía fallar. Cada sábado, desde hace mucho, el fanático de Gary delira con la Uni. Y allí encontró su alma gemela en esto de seguir una pasión.


Mario divide su vida entre sus obligaciones, su familia y todas las disciplinas del club de sus amores. Los domingos retrata a cada categoría de las Divisiones Inferiores que participan en la Liga. Y un día antes, alterna su condición de hincha con la de fotógrafo.


Ellos contaron como se conocieron. Y a ese momento lo relataron individualmente. Pero todo pareció guionado y preparado. Ambos detallaron el episodio casi con las mismas palabras.



Sin tener en cuenta el día exacto, saben que fue en La Lomita en un partido de la U. ¿En qué otro lugar podía ser? Mario tocaba el bombo y Diego, el redoblante.


Los dos recuerdan con cierta melancolía el torneo Argentino B 99/00. En bicicleta fueron a todos lados a seguir a la U. Y les gustaría repetir, claro.


Giuliana y Valentina son las integrantes del clan Barontini que defienden los colores cada fin de semana. Ellos no pudieron desde adentro, pero sí desde el espacio que tienen afuera.

"Marito es un tipo que está en las buenas y en las malas. Él te llama siempre para saber como estás, en cualquier momento. Y su sentimiento por la U es muy grande".




Mario y señora, por salir de viaje. A su vida, también, la completan su hija y 3 nietos. Y la Uni.

Diego conoce Holanda, Paraguay, México, República Dominicana, Aruba, Italia, Alemania, Holanda, Gran Bretaña, Francia, Brasil, España y Estados Unidos. Y Barrio Obrero.


Sueñan con ver a Universitario alguna categoría más arriba. Pero también que la llama de la pasión no se pierda. En busca de eso, mantienen informado a todos sobre lo que pasa puertas adentro en uno de los históricos de la Liga Cordobesa.



Si vas a La Lomita, pediles una foto. No te van a cobrar nada. Es más, ellos te van a pedir permiso para sacarla. Tienen principios de familia. De cada una de sus familias.



Mira el trabajo que hacen acá 


JULITO SE SIENTE PARTE

Julio Martínez se fue de pretemporada con el plantel mayor de Racing. Tiene todo acordado para ser refuerzo en el Federal B. Él ya se siente Académico.

Julito ya lo siente. Algo le dice que dio el salto grande en su carrera. Cree que es en el momento indicado. Y no le erra.

En 2014 la rompía en Villa Posse. A fuerza de goles en Banfield logró que Unión San Vicente se fije en él, para tratar de sacar pasaje al Federal C. Objetivo cumplido. Para uno y para otro.

En AFA fue el máximo artillero y una de las figuras. Al punto de ser apuntado por varios clubes. Racing fue el que se lo llevó. Mientras negociaban con Rami y Echarri, en Nueva Italia fueron a buscar a una de las mayores proyecciones de la Liga Cordobesa.

Además de Villa Posse, Acosta y Nueva Italia, Martínez pasó por Talleres. Hoy, con 24 años y una pila de goles, quiere triunfar en un grande de la Docta, su lugar de origen.

Le dicen Julito, pero en realidad Julito es su hijo de 3 años, al que sueña con darle un porvenir. Mientras la redonda le brinda grandes satisfacciones, a lo económico lo soluciona con las canchas de fútbol que tiene con un amigo. Pero quiere vivir de romper redes.






"El Federal con Unión fue algo especial, algo unico, aprendi muchisimo de mis compañeros, de las situaciones que viviamos día a día, todo muy lindo. Pero nos quedó la amargura, la tristeza de saber que pudimos haber ascendido".

"Sin dudas, mi gran momento en el futbol fue jugar con USV el Federal. Creo que ahi me empezó a conocer un poco mas el futbol de Córdoba. A Unión le  debo muchísimo".










Sueña con triunfar en la Academia. Pero va paso a paso. "En un principio espero integrarme rápido al grupo, despues tratar de sumar de la forma que se pueda. Obvio que uno siempre quiere jugar y voy a trabajar al 100% para conseguir un lugar en el equipo. Es dificil porque hay muy buenos jugadores con mucha experiencia y jerarquia, pero lo importante es que a Racing le vaya bien en este federal y trabajar para conseguir el objetivo.


Julito Martínez aún no firmó su contrato en Racing, pero sueña con aportar goles para el ascenso. Él ya se siente parte del mundo Albiceleste.