¡Feliz aniversario, All Boys!


Suele decirse para definir una historia de comienzo dificil y final feliz, que no hay mal que por bien no venga. Es por eso que tal vez sea este el refrán que mejor encastre para cronicar el nacimiento de este gran animador de nuestro fútbol liguero de antaño.

Algunos dicen que All Boys se gestó como entidad deportiva por ser primeramente un Centro Vecinal. Pero lo cierto es que esta entidad nacida en las inmediaciones de la Avenida Pueyrredón, de Barrio Güemes, salió a la luz en el inicio de la década del '40 a consecuencia de una gran inundación que azotó a la zona de La Cañada por aquel entonces.

Fue así como el 25 de mayo de 1943 nace el Club Atlético All Boys, aunque su primera comisión directiva se formó en el '45 y teniendo en Walter Pfister a su primer y más emblemático presidente.

La cuestión edilicia de la nueva institución deportiva tuvo un antes y después para All Boys. En 1948 sufre un incendio en sus instalaciones que lo obliga a mudarse al por entonces Barrio La Toma, ese que hoy todos conocemos como Barrio Rosedal. Su estadio y sede se encuentran emplazados en las calles León Pinello y Navarro de dicha barriada.

En lo que se refiere a lo estrictamente deportivo, los albinegros (mote alusivo  a los  colores de su casaca) ingresaron al círculo liguero en 1947, para convertirse ese mismo año en el primer campeón de la historia de la categoría Tercera Ascenso.

La escuadra que protagonizada por entonces el Clásico de la décima con el ya desaparecido Bolívar, contabiliza a lo largo de su historia tres consagraciones en Primera C (1947-1957-1971) y otras dos en Primera B (1973-1982).

Marcelo Chelo Capdevila (Racing de Córdoba / Tigre), además de ser uno de los grandes ídolos de la institución, es un producto genuino de la cantera alba.

    Marcelo Capdevila