Invocando a los Patriotas de Alberdi

9 de Julio nació a la par de la liga misma, y a pesar de su adiós futbolístico hace ya dos décadas, sigue sobrevolando entre nosotros como en aquellos tiempos.

Cómo la mayoría de los nacimientos institucionales futbolísticos, el Club Atlético 9 de Julio surgió del impulso de un grupo de amigos con la necesidad de saciar su sed futbolera.

Y fue así como el 9 de diciembre de 1918, en el puente de la acequia de Pedro Zanni al 1100 , territorio de Barrio Alberdi, quedó conformada la primera comisión directiva comandada por don José Giordano, de una expresión deportiva que se había empezado a gestar un par años antes entre anónimas reuniones y algunos duelos en cancha.

Dos de sus futbolistas fueron quienes decidieron su nombre y sus colores identificatorios. Juan Almagro eligió la histórica fecha patria para bautizar a la nueva entidad y Francisco González fue quién logró convencer al resto del blanco con vivos negros para la casaca.

Los Patriotas, como se hacían llamar, sufrieron varias mudanzas de su estadio hasta que emplazaron la histórica cancha de las calles Arturo Orgaz y 12 de octubre, de Barrio Alberdi.

El primer campo de juego estuvo en Echeverría y Liniers, pegado al Cementerio San Jerónimo. Luego se instaló en el baldío de las calles Olegario Correa y Bulevard Mitre, hasta que en 1927 se cambió a Olegario Correa y Campillo, zona de Villa Paez.

Luego llegó el momento de salir por única vez de su lugar de origen para por espacio de una década ocupar la geografía de San Luis y Espora Sud, de Barrio Alto Alberdi, hasta que en 1960 pudo felizmente regresar a su lugar de pertenencia y afincar para la posteridad su recinto deportivo en las calles Orgaz y 12 de octubre.

En lo que respecta a lo futbolístico, 9 de Julio se afilió a la Liga Cordobesa en agosto de 1920, logrando rápida notoriedad no solo por la enorme parcialidad que lo acompañaba en cada  presentación, sino también por conquistar en 1930 el ascenso a la máxima categoría de la liga madre provincial en una recordada final con Huracán. 

Luego de dos estupendas temporadas midiendo fuerzas con el por entonces temible Belgrano, en 1934 Los Patriotas de Alberdi se vieron perjudicados junto a otras escuadras por un decreto que impusieron los poderosos de nuestro fútbol y que les significó ni más ni menos que el descenso a segunda.


Con un posterior naufragio deportivo e instituciónal que se extendió por más de una década, en 1950, los de Alberdi volvieron a abrazarse al éxito logrando el título de la Primera C, conquista que se repetiría nuevamente dentro de su trayecto deportivo en 1978 y 1982.

Aunque a 9 de Julio le quedaba una gran función más por protagonizar, y fue cuando en 1986 estuvo a un paso de regresar a la máxima división de nuestro fútbol despues de perder una muy disputada final con Villa Azalais.

En 1999 Los Patriotas se desafiliarían de la Liga Cordobesa para, en una fusión con Argentino Flores, darle paso al Deportivo Alberdi, y así de alguna manera seguir sobrevolando por la atmósfera liguera.