Carta a un futbolista


Hoy no quiero contar una historia, solamente te quiero dedicar unas palabras a vos en el día del futbolista argentino. Al adolescente que cambiaba salidas por partidos, al niño que fuiste alguna vez y que te llenó de sueños. 

Hoy es un día especial, nos encuentra a todos viviendo una de las peores etapas en el fútbol y es no poder tenerlo. Ese amor que sentimos por la redonda tiene que estar más latente que nunca, pero esperanzado para que el día que vuelva nos encuentre a todos unidos. Esperemos que esto sirva para crecer y hacer que este deporte que amamos no se viva con tanta violencia.

A ese niño lleno de sueños, le quiero decir que lo más lindo que tenemos en la vida es el creer, el dejarnos transportar a lo inimaginable y aferrarnos a ese deseo. Ese sueño es el que te impulsa a crecer con más fuerza. Seguramente te ha tocado atravesar momentos difíciles para esa edad. Que tu mamá, papá, hermano te acompañen y te alienten desde la tribuna. O a lo mejor tener que ir solo porque tus papás trabajaban y se les complicaba. Pero siempre presente en los entrenamientos con la esperanza de que vean todos esos dotes que vos tenías y algún día llegar a debutar en primera. Fuiste creciendo, y sin importar la lluvia, el frío o calor extremo no te perdías un entrenamiento. Las juntadas con amigos, fiestas de quince o salidas cumplían un rol secundario cuando sabías que tenías un partido importante al día siguiente. Hoy sólo vos sabés todo lo que pasaste para llegar a donde estás, seguramente te ha tocado vivir momentos increíbles, así como muchos que hoy te acuerdes y todavía duelan. Pero seas jugador de inferiores, reserva o primera te quiero decir que el esfuerzo y sacrificio siempre te lleva lejos. Que nunca te canses de creer, y si te caés mil veces, te levantes mil una. Que ese partido ya va a llegar, esa oportunidad que tanto anhelas. Y cuando llegue, va a ser con la satisfacción de sentirte realizado.

Hoy más que nunca es tu momento de demostrar lo que querés. Exigite siempre para dar el máximo, para que cuando vuelva el fútbol te encuentre preparado y con ganas de entregar todo hasta el final.

POR: ANITA SOLARI