EL CLUB QUE MOVILIZÓ A UN PUEBLO ENTERO




Continuando con esta iniciativa de elegir a los equipos que más disfrutamos, voy a elegir al Brown 2017, el mejor desde 2013, año en que comencé mi recorrido como periodista deportivo en la Liga.

Almirante Brown fue un equipo del ascenso de la Liga Cordobesa hasta 2014. Esa temporada le ganó por penales a Unión Florida y se preparaba para incursionar por segunda vez en la A. El título de 2015 fue el preludio de un club que daría qué hablar a todos.

Podría decir que en 2017 Brown disputó 64 partidos en 3 competencias diferentes. De esos 3 torneos en 2 fue subcampeón, perdiendo por penales en ambas oportunidades. O podría caer en que en todo ese recorrido estuvo el mismo plantel. Pero no.

No quisiera hablar del aguerrido juego de los dirigidos por Carlos Gaetan ni de las enormes figuras como Hugo Pirez, Marcelo Moreno y el experimentado Federico García. Tampoco eso.

Ese club, movilizó durante mucho tiempo a un pueblo del interior provincial: Malagueño es un ciudad de 13 mil personas, de las cuáles unas 2 mil asistía al estadio cada partido como local, en promedio. Además, nunca la base societaria bajaba de los mil afiliados. Malagueño estaba atrás de su club.




Durante la extensa temporada, Brown disputó el Federal C, Federal B y Liga Cordobesa. En ninguno de esos torneos fue candidato. Ese es otro mérito de este plantel extraordinario que la Comisión Directiva, encabezada por Gabriel García, puso a disposición del cuerpo técnico.

En lo personal ese equipo me dejó una alegría especial. El 21 de junio, Brown definía un ascenso al Federal B, algo impensado en el inicio del año. En el entretiempo, la confianza de gente como la de Malagueño me permitió escuchar la única charla técnica en la que estuve en mi vida. El monólogo de Carlos Gaetan me hizo entender, en ese cuarto de hora, cómo debe manejarse un jefe de grupo. Nada de lo que pasaba adentro de la cancha era diferente a lo que el DT, junto a su cuerpo técnico, planeaba.




Pasaron más de dos años de aquella proeza del Almirante, pero en el pueblo se siguen gritando los goles de Dinovo Peralta y las palmas siguen rompiéndose cuando Pirez tiene la pelota. Malagueño nunca olvidará al Brown 2017. Nosotros tampoco.