MEDEA DELUXE

Foto publicada por la revista El Gráfico


Allá por el año 1999 había un equipo de la C de Liga Cordobesa que estaba plagado de figuras. Encabezado por Mario Eduardo Bevilacqua, extraordinario delantero que jugó en Talleres, Deportivo Español y River Plate, los de Villa Libertador lograron el ascenso en su segundo año de competencia. 



Raúl Villarreal es un histórico referente del elenco religioso. Por aquellos años representaba algunos jugadores con pasado reciente en categorías superiores. Él fue el motor de este verdadero equipazo que quedó en la historia.

Miguel Ángel Rutar, casi una década antes, le daba el ascenso a San Martín de Tucumán a Primera División, después de vestir los colores de Racing de Nueva Italia y Belgrano. Fue uno de los más experimentados del plantel.

Miguel "Corto" Barrios jugó más de 100 partidos en la máxima categoría del fútbol argentino con la camiseta de la Academia cordobesa, antes de pasar a San Lorenzo. El papá de Pier, actualmente en San Martín de Tucumán, fue uno de los que más cotejos disputó en esa temporada.

Además integraron el plantel el delantero Ariel Gigena, quién jugó en distintos clubes y actualmente tiene 3 hijos (Fabricio, Daniel y Josue) en la Liga Cordobesa, Omar Giménez, Carlos López y Fernando Cejas, entre otros.

En dicho torneo, MEDEA finalizó primero con 46 puntos en 22 partidos jugados, pero debió sortear dos play-offs para alzarse con el título.

En semifinales venció a Barrio Parque (4-1 en el global), mientras que en la final batió a Atalaya  (1-1 y 3-0) para lograr su primer ascenso en la Liga Cordobesa. 

Ese plantel era dirigido por Pascual Noriega, quien actualmente sigue vinculado a MEDEA, acompañado por Raúl Giménez, nuevo DT de la Primera en el club.