LAS VUELTAS DE LA VIDA



Luego de jugar 5 años en Belgrano, y transitar su última temporada como capitán pirata, Jorge Luis Díaz se puso la camiseta de Talleres para afrontar un nuevo desafío y buscar una oportunidad, esa que no tuvo con los celestes. Más allá de esto, se encuentra agradecido con el club por la experiencia aprendida.

"En Talleres estoy hace 3 meses y ya estoy viviendo cosas que en Belgrano no pude como compartir un desayuno con el plantel profesional que es algo maravilloso y los entrenamientos ni hablar algo hermoso, sueño todos los días con estar ahí", cuenta muy esperanzado.

Así, se suma también a la llegada de Ulises Astudillo de Escuela, Tomás Cobián, que viene de afrontar el Regional 2020 con el Club Atlético Río Tercero, la vuelta de Rodrigo Cabral, Javier Manzanelli, proveniente de Independiente de Carlos Paz, y Tadeo Paulizzi, quien viene desde el fútbol chileno.

Ph Prensa CAB

"Yo antes de ir a Belgrano estuve 2 meses en Talleres, pero no tuve la oportunidad cuando vino la dirigencia nueva. Eso pasó un miércoles, el viernes me consiguen una prueba en Belgrano, me probaron ese día y el sábado. El lunes arranqué a entrenar en el Pirata, esa semana firman mis viejos porque yo era menor. Ese mismo día a la tarde se comunica de Talleres conmigo (Victor) Tito Ocaño para decirme que se habían equivocado, pero mis viejos ya habían puesto la firma. Y vueltas de la vida y como es el fútbol después de 5 años volví a Talleres, a cumplir mi sueño y seguir creciendo futbolísticamente".

Las vueltas de la vida lo ponen a uno de los mejores laterales de nuestra Liga ante la posibilidad de rozarse con los profesionales a los que él admira. Esa misma chance que se truncó hace 5 años hoy golpea su puerta.



Por Anita Solari