DOS DE TRES


Este sábado marcó el regreso de dos jugadores que tenían una inactividad de casi 3 años.

En Belgrano volvió a ponerse los cortos Betina Soriano, quién ya fue campeona con las Celestes en 2012. Además registra paso por distintos combinados nacionales. Frente a Juniors fue figura en el 4-0 y demostró el altísimo nivel técnico que tiene.

El otro gran regreso fue el de Eric Herrera, quien se calzó la de La Unión de Malvinas, tras un parate largo. Se formó en Villa Azalais, pero abandonó el fútbol para dedicar su vida a ser papá. Trabaja como ayudante de albañil. Extrañaba mucho a los hinchas, las charlas técnicas y todo lo que concierne al vestuario. Y este fin de semana fue de la partida, por la segunda fecha de la B.