LO QUE NOS VAMOS A PERDER...


El cupo de mayores le impedirá a Walter Saldaño seguir tirando magia en la Liga Cordobesa. Y no es una expresión exagerada. El que lo vio jugar, al menos un partido, sabe lo que hacía Waltico con una pelota en nuestras canchas. Un distinto.

El sábado se cerró la temporada para la mayoría de los equipos ligueros. Y para muchos jugadores fue su último partido, por la restricción impuesta por quienes toman decisiones en LCF. 

Saldaño tiene hilo en el carretel aún. Y ganas, fundamentalmente. Pero no puede jugar más, porque el año que viene cumplirá 34 pirulos. De todas maneras, seguirá entrenando en el Rojo, esperando alguna chance en el interior provincial. 


El enganche se despidió el sábado en la victoria de Avellaneda sobre Unión Florida por 3-1. Antes pasó por Los Andes, Barrio Parque, Libertad y Deportivo Alberdi. Debutó siendo un niño, a los 14, con un gol. 

Lo que nos vamos a perder sin Waltico haciendo cosas que no todos pueden. Culpa del cupo.