SEVERINO DEBUTÓ EN LA LIGA


Wilson Severino. Cordobés de padre brasileño. El protagonista de anoche por Copa Argentina. El que hizo emocionar a un país entero. El que apenas entró, entre lágrimas, fue a abrazar a Ponzio, su ídolo/rival. Anoche se retiró. En 1995, Wilson debutó en la Liga. 

Con sólo 16 años jugaba en la 5ta de Atalaya cuando Sergio Allende lo hizo saltar a la Primera de la Liga Cordobesa. Y no jugó de delantero en su estreno.

"A Severino lo hice debutar en Atalaya, con Marcos Garrido el indio, que después jugó en Juniors. Lo hacía jugar de 6 al negro jajaja, se nota que sabía mucho de futbol".

Sólo dos años anduvo por estos lados. Luego se fue a Buenos Aires para convertirse en un ídolo del ascenso metropolitano. Jugó en Atlas, San Martín de Burzaco, Central Ballester y Deportivo Riestra. Siempre en Primera D.

"Muy buen pibe. Muy humilde. El papà es brasileño", dijo Allende, que anoche cuando el país se emocionó con Severino seguramente inflò el pecho.