NAVARRO NUNCA DEJO DE SOÑAR


Mauricio Navarro, flamante refuerzo de Brown de Malagueño, al fin pudo cumplir lo que tanto anhelaba, volver a jugar un Federal B. Pero no le fue fácil después de haber sufrido una dura lesión. Los aprendizajes que le dejo ese episodio.

¿Qué sensación experimentas el volver hacer lo que más te gusta despues romperte el ligamento cruzado? 
La verdad que al romperme los cruzados me di cuenta de lo hermoso que es estar en actividad y jugando todos los domingos al fútbol. Muchas veces uno se fastidia y hasta decimos estoy cansado no tengo ganas, pero cuando pasas por esa experiencia te das cuenta de lo hermoso que es este deporte y que lo menos que querés hacer es estar sin jugar ni un sólo domingo. Sentís que tenes otra oportunidad, que tenes que aprovecharla porque todo está uno y si uno quiere puede.

¿Cómo fue la recuperación?
La recuperación fue muy dura, es un día a día interminable y uno por dentro sabe que si un sólo día baja los brazos esta más lejos de llegar a lo uno ansía que es volver a jugar lo más pronto posible. Es un autocrítica que te tenes que hacer día a día porque aunque tu familia este al lado tuyo apoyándote todos los días la fuerza para salir adelante y entrenar todos los días tanto en fisio como ir al gym y hacer los trabajos específicos que te pide el fisio cuando estas en tu casa si vos no pones tu parte y la cabeza no es fuerte se hace imposible y cuesta todo el triple. Lo mas dura siempre es al principio,en mi caso era la primera vez en la vida que me pasaba algo así. Una lesión tan fuerte como es romperte los cruzados.

¿Qué fue lo más duro y en qué o a qué te agarraste en esos momentos tan complicados?
Lo mas duro fue cuando me hicieron la resonancia y le pregunte al que me la hizo si había visto algo y cuando me dijo, si está roto!!yo estaba sólo en la clínica y empeze a llorar sólo como un niño porque sabía lo que se me venía,no tenía ganas de nada se me había caído el mundo abajo porque estaba jugando Federal B con 20 años y estaba en mi mejor momento en juniors,pero fue ahí cuando mi papá Pachin entró a la clínica y me abrazó fuertemente, fue ahí cuando sentí que todo iba a estar bien que de a poco iba a salir adelante. La familia es todo para uno, esos meses tan duros de mi vida en el fútbol si no hubiese sido por mi mamá , mi papá, mis dos hermanos, mi cuñada y mi hermosa ahijada yo no hubiera salido adelante jamás.

¿Has sacado algo positivo de esos meses? 
Uno de las cosas malas siempre saca algo positivo, porque si no aprendes cuando te golpeas es muy difícil que puedas entender las cosas algún día. Aprendí a valorar el dia a día en los entrenamientos, aprendí a que si uno se entrena al 100% y constantemente se está queriendo superar día a día no tanto en lo futbolístico sino también en lo otro, en la alimentación en el entrenamiento personal de cada uno,en el cuidado,si uno constantemente se prepara se entrena y se cuida como un profesional las cosas tarde o temprano te van a llegar y si no te llegan vos diste todo y a la noche cuando apoyes la cabeza en la almohada vas a sentir esa tranquilidad que solamente sentís cuando das todo.

¿Tu trayectoria en el futbol? 
A los cinco años mi papá me llevo al club que amo con toda mi vida que es el C.I.B.I, ahì hice todas mis inferiores. A los 12 años me compro Instituto pase entrenar con dos pelotas a entrenar con una pelota cada uno.jugué de los 12 años hasta los 17 que me dejaron libre por problemas personales. jugué Sexta y quinta de AFA me llevo muchos amigos en ese club tan hermoso. A los 17 años, ya libre, me sume a Juniors, en donde aprendí muchas cosas, a los 20 años casi cumpliendo 21 me rompí los cruzados fue ahí cuando tardaron tres meses en operarme pero al fin y al cabo después de pedirle porfavor que me operen a la dirigencia presidida por La Rocca decidió operarme, pensé que todo se terminaba, a los 23 años me dan a préstamo ya recuperado a Peñarol en el cual no pude jugar ni un partido en el Federal B por muchas lesiones musculares, jugué únicamente en la local de la peña, el año pasado volví a Juniors clasificamos al Federal C y perdimos en cuartos, lo cual fue en duro golpe porque pensé que se nos daba. Pero el fútbol es así. Ojalá tengamos revancha.

¿Como te sentis al saber que vas a tener una nueva oportunidad de   jugar un torneo federal B ? 
Después del Federal C, Gabriel García presidente  de Brown de Malagueño me invitò a sumarme al plantel para afrontar el Federal B, torneo que tanto ansiaba jugar. Y  acá estoy con muchas ilusiones de salir adelante en el fútbol, porque uno jamás tiene que dejar de soñar.