TREJO PREPARA SU SEGUNDO DEBUT


En un extensa charla con Mari Cabrera, el delantero de Universitario, Deniz Trejo, cuenta cómo acelerò los tiempos de su vuelta a las canchas, tras su operación. Ahora prepara su nuevo debut.


Sabemos de la grave lesión que tuviste. ¿Como fue tu recuperación ? 
En mi recuperación pasè por muchas etapas, etapas de bajón, ánimo, de tener fe que podría ser menos grave pero siempre que tenia un diagnòstico nuevo del medico me decía que en vez de ser una fractura de peroné también me había cortado el ligamento. Y cuando estaba para la operación se toparon que tenia el peroné cortado en tres parte. Eso me tiraba abajo, era difícil recibir esas nuevas noticias que cada vez hacían mas pesada en mi mente la forma de pensar, la forma de ir imaginándome qué iba a ser de mi futuro. El medico me dijo 7 meses por el grado de lesión que tuve y mirando muchos videos en internet para ver cómo podía acelerar, qué tenìa que tomar. Tomè proteínas, hice dieta para la calcificacion, cuando tenia que estar quieto con un yeso ya internamente movía los dedos para que no se me vaya tanto la circulación, siempre trataba de hacer algo, si el medico me decía quedate en cama yo me quedaba en cama, pero movía los dedos dentro del yeso. El medico me decía no andes con muletas, quedate en silla de rueda, yo andaba con muletas. Siempre hacia un paso mas. Obviamente me saliò bien pero también me podría haber salido mal, pero en vez de un recuperación de 7 meses que me decía el medico la voy a terminar haciendo en 3 meses y medio es muchísimo lo que pude avanzar. 

¿Durante la rehabilitación obtuviste ayuda del club? 
Si, apenas salimos el medico del club, el Dr. Piza, me llevò al policlinico para hacerme placas, me dijeron qué tenia, me dijeron qué podía tomar, me buscaron donde operarme en base a mi mutal, ellos veian que me cubría y què no, me dijeron todo lo que gastara de medicamento a lo que sea de rehabilitacion lo tenia cubierto. Con devolver los tickets ellos reponían lo que gastaba, en ese sentido el club se portò muy bien conmigo y tuve una muy buena respuesta. 

¿Los medicos te motivaron o recibiste noticias que te causaron algún bajón anímico? 
El que me operò que fue el Dr. Segura. Èl nunca me bajoneo, me cuidò mucho. Cada vez que tenia una consulta me decía ya estas caminando y cuando tenia que ir con las dos muletas yo iba sin muletas, siempre rebelde, pero me dijo ya no te puedo hablar mas ya avanzaste bien, así que ahora a correr. Fue uno de los momentos lindo el saber que voy a volver a correr y que me arriesgué a avanzar tantos pasos a la vez y ver que fue productivo. No me bajoneraron tanto los médicos sino otro tipo de personas que me fui cruzando. Capaz no se daban cuenta que me perjudicaban en la forma en la que me querían hablar, tal vez me lo querían decir de buena forma pero siempre preguntándome como estaba y que en un momento me digan bueno, de última podes hacer un curso de técnico" o en la vida tenes que frenar, dejar de jugar al fútbol y dedicarte a otra cosa, siempre tirándome la negativa. Me daba muchísimo  miedo, cuando me sacaron el yeso y ver mi pierna flaca y llena de cicatrices no quería jugar mas al fútbol, le dije a mi familia que la gente tenìa razón. Pero gracias a Dios me apoyaron, una de las personas fue el DT del club (Mario Bocalon), que es una excelente persona, siempre me decía que me iba a esperar que me recuperara tranquilo y los chicos del club siempre haciéndome bandera dedicando goles, muy agradecidos con los del club.

¿Que te paso por la cabeza cuando viviste la lesión? 
La vivi muy feo, nunca en mi vida tuve una lesión, ni quebradura solo estuve parado cuando jugaba en Belgrano y me chocó un camión. El jugador  rival me venia diciendo que me iba agarrar y me venia pegando varias patadas, me fue de atrás con una tijera me apunto al tobillo y fue cuando el mundo se me vino abajo, ver el pie todo caído, ver que levantaba la pierna y que el pie quedaba abajo. No lo podía creer. No voy a mentir pero tuve entre 6 y 7 días rezando pidiendo que al otro día me levante y solo fuera un sueño. Me costò mucho. Darme cuenta lo feo que fue andar en silla de ruedas. Después cuando me tocò andar con las muletas me resbalaba en todos lados. Iba a la facultad 3 veces por semana, tenìa que subir muchas escalones, pero no me quedaba otra. Asi que siempre haciendo fuerzas, me di cuenta que no me quedaba otra que ir adelantando porque quería jugar rápido, siempre con precaución para que no se me hiciera un efecto contrario. 

¿Frente a toda opinión que recibias como lo afrontabas vos y tu familia? 
Como dije, el 90% de las personas me tiraban malas energias y fue lo que mas me bajoneò y el 10% que es mi familia y muy pocas personas una de ellas el DT de la U me tiraban buena onda y me aferrè de eso y salí para adelante. Gracias a Dios ahora estamos en otra etapa mejor.


Como para cerrar, ¿le podrías dejar un mensaje a aquellos chicos que en algún momento pueden pasar por este tipo de situación? 
Les digo es muy feo tener una lesión, algunos tan solo por no jugar un partido por un resfrío ya se vuelve locos. Tienen que mirar lo bueno y ver lo productivo que pueden sacarle a la situación. Lo mío me hizo entender que podía pasar tiempo con mi familia me sirvió muchísimo. Creo que no me arrepiento porque pude vivir muchos momentos que si no me hubiese pasado, no podría vivirlos. Siempre hay algo bueno que se puede recalcar en lo que pasa en la vida.