PAJUREK AYER, HOY Y SIEMPRE



Carlos Pajurek es uno de los últimos jugadores de la época dorada de la Liga Cordobesa. Gracias a un título liguero y a fuerza de goles pudo trascender. 



Jugar en el club del barrio, ganar un campeonato, hacer que a tu club lo conozcan en todo el país y, luego, vestir camisetas importantes: el sueño del pibe. Pajurek lo pudo lograr gracias a que antes el campeón de la Liga adquiría el derecho a jugar con los grandes de Argentina. Otros tiempos.

En Lavalle empezó a soñar con ese camino de goles. Allí ganó un título y dio la vuelta en el viejo Chateau Carreras. Después fue parte de la transición a Unión San Vicente. Los éxitos con el Naranja le dio la posibilidad de jugar Torneos Nacionales. De la Liga directo a la primera división de AFA, algo hoy impensado.







Luego vistió la de Racing de Nueva Italia. Allí, además de agigantar su nombre, tuvo un episodio con el ex arquero Luis Islas. Después de años de tener que explicar aquella situación, una charla entre sus hijos y el ex portero de la selección cerró para siempre el tema. Pajurek nunca supo qué se habló en esa cónclave.




"La motivación es el premio" dice refiriéndose a qué es lo que moviliza a un jugador a ir hacia adelante. Y pone como ejemplo a nuestros equipos y las ganas de llegar a un Federal C o los de AFA y el nuevo entusiasmo de la Copa Argentina que ahora entrega cupo a la Libertadores. Y, casi sin querer, se pone él mismo como ejemplo, en sus inicios.


Con 29 años, las lesiones lo sacaron de las canchas. Antes pasó por Defensa y Justicia, Estudiantes de La PlataCaracas y Tachira de Venezuela y el Málaga de España. En ese entonces, principio de los '90, le iba muy bien  con un videoclub en San Vicente (¿en qué otro lugar podía ser?), pero tras una separación intentó empezar de nuevo en España. Aunque no se quiso perder los mejores años de sus hijos y pegó la vuelta. Cristian, Alejandro y Ezequiel heredaron su pasión por la pelota, pero sólo Alejandro lo hace profesionalmente en Sportivo Las Parejas.

"Siempre me sentí orgulloso en decir que yo salí de Unión San Vicente" es su frase de cabecera. Actualmente cumple varias funciones en su vida, una de ellas es como ayudante de campo en el Naranja. Además maneja su negocio gastronómico en pleno centro de la ciudad, forma parte de la Fundación Córdoba Fútbol y es panelista en el programa UN DÍA de ShowSport. Un todoterreno.