EL PERFUME DE LAS FLORES


Laila Khiar nació en Poiters, Francia. Hace unos meses, y por el tiempo que le queda en nuestro país, es jugadora de Las Flores.



Vino a Córdoba el año pasado para hacer una práctica para sus estudios de sociología e hizo una tesis sobre el fútbol femenino en los barrios humildes. Llegó al Taladro porque sus jefes de la pasantía jugaban ahí cuando eran niños.




Antes, hace dos años, vino a una colonia de vacaciones con jóvenes franceses. El director de la colonia es un argentino que vive en Francia y que tiene toda su familia acá. A partir de ahí surgió la idea de hacer las prácticas en nuestra ciudad.




De niña (entre los 6 y 10 años) jugó al fútbol con hombres, ya que en su país se puede jugar hasta los 13 en forma mixta. Ahora está en Association Sportive Portet Carrefour (ASPCR), en Toulouse, ciudad donde realizó sus estudios.




"En Francia hay 5 niveles de fútbol femenino. Hay un fuerte potencial acá, muchas chicas juegan al fútbol, y una parte juegan muy bien. Para mí deberían hacer jugar las chicas de menos de 13 años porque sin escuela de fútbol es difícil de tener un buen nivel. En Francia antes las chiquitas jugaban con los hombres, ahora poco a poco obligan los clubes con nivel alto a tener escuela de chicas. Sin eso no puede subir. Yo creo que con la cultura del fútbol acá, Argentina podría tener un equipazo", dice a lo cordobés.






Tenía prevista su vuelta a Francia el 18 de julio.  "Quiero volver en noviembre y quedarme". Ya con 27 años confiesa que juega para ganar, pero también para disfrutar, sentirse bien en su club. Después si puedo ayudar a las más chicas, enseñar lo que aprendió mejor. Está claro que Córdoba le tira y acá se siente muy bien. El perfume de Las Flores ya es parte de Laila.