EL DANIEL DE LOS ESTADIOS DE LA LIGA CORDOBESA


Daniel Willington, aquel gran ídolo que engalanaba nuestro fútbol, charló con INFO LIGA. Compartimos una nota exclusiva. 

Contar su historia es repetir lo que todo futbolero conoce. El “Loco” Daniel nació en Santa Fe, pero es “El Famoso Cordobés”. La rompió en Talleres, la rompió en Velez Sarsfield, la rompió en el fútbol y en la vida. Fue tapa de El Gráfico varias veces. “No cualquiera”, dijo. 


En un mano a mano con INFO LIGA, Daniel Willington respondió a cada pregunta con la inteligencia que tenía en el campo de juego. Sin cassette.


Cómo fue su paso por la Liga Cordobesa?

"Empecé en Talleres a los 16 años. En esa época jugaba con gente como la Wanora Romero, Sanchez, Ponce, Esquivel, jugadores que representaron a la Liga Cordobesa en todos lados. Para mí fue lo mejor porque fue el principio de mi carrera deportiva, que duró casi 20 años".


Antes de Talleres, Avellaneda

"Yo andaba haciendo hechurías por las quintas, robando duraznos, con la honda, y me fui a la cancha de Avellaneda con un amigo y un hombre me invitó a jugar. Yo no quería porque eran muy grandes lo que estaban. Era contra Bolivar. Entré e hice un par de goles. Jorge Castro (periodista de aquellas épocas) ya me había marcado y mi viejo se enojó porque pensó que había firmado en Avellaneda".


Lo hizo debutar su papá Atilio, que era el DT. Pero cuentan que el que insistió para que se concretara fue Paco Cabasés.

"Yo trabajaba en el club y mi viejo no quería porque la gente iba a pensar que me ponía porque yo era el hijo. Cabases insistió para que yo viaje a una gira por Tucumán. Mi viejo fue el crítico mas grande que tuve".


Cuénteme del trabajo que hacía en el club antes de debutar.

"En esas épocas había 3 pelotas. Por ahí pasaba una afuera de la tribuna y se la robaban. Yo las cuidaba. Aparte regaba la cancha y el club me daba 5 pesos, que para mí era mucha plata".


¿Consume el fútbol de la Liga Cordobesa?

"No, nada. Y nada de clubes de Córdoba. Veo el fútbol de otros lados. El inglés, el español, el italiano. Acá se ve muy poco fútbol. Acá se arma para destruir y no para construir".


¿Cómo era el fútbol en otras épocas de nuestra Liga?

"No podés comparar. En ese tiempo ibas a  ver un equipo de Segunda Ascenso y veías 4 o 5 jugadores que estaban para jugar en Primera. Ahora no. Hoy ves lío, pobreza".


Hoy hay una normativa que indica que a los 34 años un jugador no puede estar más en la Liga Cordobesa.

"Yo creo que al fútbol se puede jugar hasta que la gente te aguante. Si uno juega bien, ¿porqué me vas a sacar? Los mayores son una guía, manejando a los más chicos. No lo veo bien".



Mientras enciende otro cigarrillo, le vuelve a pedir a su esposa que prenda el aire acondicionado. Una merecida siesta es el plan inmediato. Es martes feriado y tiene libre el día en la Agencia Córdoba Deportes, lugar en el que trabaja hace 16 años.


¿Hoy está vinculado a Talleres?

"No. Porque soy amigos de todos y no quiero estar de uno u otro lado. Si los veo, los saludo a todos".


¿Qué fútbol le gusta?

"Me gusta el fútbol bien jugado, rápido. En el que los jugadores toman decisiones. Jugadores argentinos que están haciendo un buen papel afuera, pero cuando viene acá no rinden".


¿Porqué?

"Porque no están acostumbrados a jugar juntos. Y a lo mejor en cada convocatoria hay 3 o 4 que juegan de la misma forma".


¿Le gusta Messi?

"Todos me gustan. Vos me preguntas por Messi y después me vas a preguntar si es mejor  que Maradona. Te lo contesto antes: primero estuvo Pelé, después Maradona y después Messi".


Justamente Pelé supo decir que usted era el mejor del mundo.

"A mí no me provocó nada eso porque es como si hoy Messi dice que Neymar es el mejor del mundo. Y cuando pase el tiempo Neymar va a decir que se sintió halagado".


¿A usted le gustaba Willington?

"En el tiempo en el que yo jugaba no me ví. No había tanta televisión como se ve ahora. No puedo opinar sobre mi persona".


Sí vio el famoso gol a Belgrano.

"El gol a Belgrano fue un accidente. Los goles siempre son por un accidente o condiciones técnicas o fallas de los arqueros. El gol tuvo un realce por lo que se ganó".


¿Estaba enojado ese día?

"No. Estaba cansado ya de entrar faltando 20 minutos. Vos fijate que en el 78 me sacaron del equipo, cuando perdimos la final con Independiente, porque decían que yo estaba viejo".


Hay un gimnasio, una tribuna y una calle con su nombre.

"Yo creo que es por lo uno sembró. Quizá en Velez me quieren mas que acá".


Estuvo con grandes figuras.

"He jugado con jugadores del mundo. Babá, Eusebio, Pelé, Garrincha, Zagallo, Gilmar, Bobby Charlton, jugadores italianos, franceses".


¿Herederos en el fútbol?

"Tengo 4 hijos, 7 nietos y 2 bisnietos. Son chicos todavía. Tengo un sobrino que juega en San Lorenzo (Matías Festa), al que quizá llevemos a Buenos Aires. Es nieto de Cacho Taborda".


A pesar de no ser un tipo conflictivo y no tener problemas mediáticos, sigue siendo consultado por los medios. ¿Porqué?

"Quizá porque, con los análisis que hago, digo verdades que otros tienen miedo de decirlas".


¿Ser franco le dio mas amigos que enemigos?

"No. Me llevó a perder muchos amigos. Pero no me arrepiento porque hemos vuelto a ser amigos cuando se dieron cuenta que yo tenía razón".


¿Qué se puede hacer para que la Liga Cordobesa recupere el brillo de otras épocas?

"Cuando se juega buen fútbol, la gente lo transmite. Y eso es lo que lleva gente a una cancha".


Se casó hace un año.

"Sí. Ya hizo un año. Tuve la suerte de conocer a una mujer que me comprenda. Que me cuida. Yo le propuse y todavía no me respondió ja ja. Estoy muy bien, gracias a Dios".


Se festejaron 16 años de la obtención de la Conmebol de Talleres. ¿Le pone contento una nueva clasificación de Belgrano?

"Vamos a ser claros: yo quiero que Talleres esté ahí. Pero si se les ha dado a ellos, bienvenido sea. Tengo muchos conocidos en Belgrano. Me alegro que les vaya bien". 


¿Su carisma, además de lo que fue adentro de una cancha, lo hizo un distinto?

"Lo que pasa es que yo nunca me creí nada, fui una persona común. Yo no me vi jugar. Mi viejo decía que yo era el peor. A lo mejor eso me llevó a ser una persona común, respetuosa, que nunca se creyó nada". 


Hay jugadores que, con un par de partidos buenos, se la creen. ¿Les hace falta un Atilio al lado?

"La equivocación es de los padres, que se creen que los chicos son todos Maradonas y no es así. Si me preguntas quien es el mejor jugador de Córdoba, te digo que es Zelarayan. Pero hay que darle tiempo. El otro día lo felicité y le dije que con humildad  va a llegar lejos". 


En cada palabra y en cada gesto, Willington desparrama Liga Cordobesa. Escucharlo a él nos hace traer a la imaginación estadios llenos y buen fútbol. Ese que extraña el Loco. Ese que queremos recuperar. Por lo que fue adentro de una cancha y por lo que es afuera de ella, queremos muchos Willington.