KEVIN, EL JUGADOR DEL PUEBLO

Kevin Mariño es una marca registrada en Bella Vista. En el club y en el barrio. Un poco de su historia de vida y futbolística.


Pregunten a los integrantes de La Banda del Faso, una fracción de la hinchada Albiverde, si lo conocen. Hagan la prueba. "Si no sabés quien es Kevin, nunca fuiste al Pocito", dirá alguno por ahí.

Nació hace apenas 21 calendarios pero, adentro de una cancha, tiene la caradurez de un veterano. Con 11 años, jugando para el Pio X, empezó en la Liga Intercolegial de Fútbol Infantil (LIFI). Después, hasta los 18, siguió en Club Municipalidad hasta llegar a Bella Vista.

Es hincha de San Lorenzo y de su actual club. Admira a Carlos Tevez. No es casualidad si a éste delantero cordobés lo comparan, en algunas cosas de su juego, con el Apache. Su debut no fue de lo mas auspiciante (1-2 frente a Unión San Vicente, el clásico rival), pero su corta carrera le daría grandes satisfacciones. A punto de llegar a los 50 partidos oficiales, ya acumula 22 goles

Hablar de los Tigres del Pocito y no mencionar a La Banda del Faso es imposible. "Siempre a fin de año les regalo mi ropa. Nunca me quedo con nada porque ellos son los únicos que nos aguantan a nosotros, en las buenas y en las malas", dijo.

Mi mejor momento fue, jugando en Talleres, cuando hice 5 goles en 10 días: 2 a Peñarol, 2 a Las Palmas y 1 a Atalaya". Hace poco fue llamado desde la dirigencia de General Paz Juniors para sumarse al plantel que afrontará el Federal B. "Fue algo muy lindo. Implicaba un progreso personal, al dejar la Liga Cordobesa y jugar dos categorías mas arriba. Es una lástima que no se haya podido concretar entre los clubes y dirigentes porque tenía ganas de ir a Juniors", amplió.

Hoy vive con sus hermanos y su mamá. Y extraña mucho a su abuela que lo ayuda desde arriba. "Se llamaba Virginia y desde que empecé a jugar en Primera, ella siempre escuchaba los partidos por la radio. Todos los sábados y domingos me contaba lo que decían de mí o cuando me nombraban. Así que, desde que volví después de la lesión, cada vez que hago un gol, se lo dedico a ella apuntando al cielo", detalló Kevin.

Al Tallerito llegó promediando el año 2013, a préstamo por doce meses. Su rendimiento fue óptimo (6 goles en 13 PJ), pero la suerte no lo acompañó. Jugando un amistoso, se lesionó el 8 de marzo de 2014. Fue operado por el Dr. Julio Ferreyra, el 16 de mayo. Recibió el alta, tras casi 7 meses de recuperación, y volvió a vestirse de Albiverde, por el Federal C, en enero pasado. Allí la rompió, siendo titular siempre y marcando dos goles.


"Mi sueño, como todo pibe que juega al fútbol, es hacerlo profesionalmente, en Primera División".


No se olvida de sus grandes compinches dentro del fútbol: los hermanos Montenegro (Matías y Sebastián), Maximiliano Altamirano y Fernando Tissera. "Somos amigos desde chicos y siempre jugamos juntos".


Si pasas por la seccional décima, preguntá por el Kevin de Bella Vista. Ahí todos lo conocen.



 El día de su debut, 08/09/2012 (1-2 vs USV)
Foto: Juan Domingo Tejeda



Con la camiseta de la T, cuando estuvo a préstamo
Foto: Once Leones