SE VA LA GARRA CHARRÚA

El Uruguayo no está. Pedro Ignacio Ortíz ya no es jugador de Universitario. Seguirá su carrera en Polideportivo de Villa del Rosario. Antes de su incursión en la LCF, registra paso por equipos de su país y Guatemala. Acá un repaso de su historia.

Por Julio Oronado

Ignacio San Emeterio, ayudante de campo de Luis Gauto en la U en aquel entonces, le ofrece a Pedro sumarse al elenco de Barrio Obrero en el torneo de 2013. Antes de esto, la idea del retiro era permanente. 


Él, nacido en  Young, Río Negro,Uruguay. Ella (su mujer), cordobesa. Los planes de venirse a vivir a las tierras de su pareja eran el motivo para no seguir. Pero San Emeterio (hoy DT de Unión Florida) lo convenció. El debut fue, justamente, en la cancha de la Caballada, visitante de Instituto. 1-1 en el marcador, pero con las expectativas de algo totalmente nuevo.

Una floja campaña de Universitario en 2014, sumado a un pálido 2013, fue el cierre del paso del Charrua por Barrio Obrero. Y otra vez, las ganas de colgar los botines. Pero ahora la gente de Villa del Rosario le propuso continuar. Y apostar a que los goles que no abundaron en la LCF, a pesar de un buen rendimiento, pueda hacerlos allá.


Porqué no sigue en la U? Él mismo lo responde: "Empecé a trabajar ni bien terminó el campeonato porque el parate iba a ser muy largo. Después ya no me dieron los horarios para entrenar". 

Sobre su paso por la Liga Cordobesa dijo: "Conocí un gran club con muy buenas personas y amigos donde me abrieron las puertas y me ayudaron en todo. Estoy muy agradecido. Es una lástima que en lo deportivo no se lograron los objetivos. Es una Liga dura con canchas que, en gran parte, no están en buen estado. Eso complica al juego, pero hay buenos jugadores". 

El uruguayo se formó en la inferiores de Peñarol. Debutó en Primera jugando en Paysandú, para luego recalar en Rampla Juniors. Tras esto, le llegó la chance de ir al exterior y Guatemala fue el destino. Deportivo Jalapá fue su primer club en Centroamérica, título de campeón mediante, para seguir en Midland del mismo país. Una complicada lesión en el tendón de Aquiles lo obligó a rescindir el contrato (tenía dos años más) para volver a sus pagos.  








Tras una recuperación de un año, Sportivo Cerrito (con ascenso incluído) fue su destino en la segunda división de los bicampeones del mundo. Luego, la historia conocida y su asentamiento definitivo en nuestra ciudad.







La pregunta inevitable sobre las costumbres nos lleva a consultar por el mate y a la conclusión de que la yerba del otro lado del Río de la Plata es distinta ("no mejor", aclara) y eso obligó a aprovisionarse de 5 kilos en su último viaje. "Las sierras y todo el paisaje de acá son muy lindos. Diferente a mi país", mencionó el goleador. "El fernet es infaltable, jaja" respondió sobre alguna otra cosa que se le haya `pegado´ de la Docta. 

Todavía no firmó, pero ya se imagina poniéndose la camiseta del Tricolor de Villa del Rosario. Y el club necesita de sus goles para mejorar la imagen del debut (1-2 de local frente a Juventud Católica de Río Segundo) en la Liga Independiente de Fútbol. Defensores del Pilar será el rival en la segunda fecha y esperan contar con  toda la experiencia del "Uru", como lo bautizaron en Córdoba. 


Pedro Ignacio Ortíz ya no es jugador de Universitario. Se va la garra Charrúa.